YOGA: MUCHO MÁS QUE RESPIRAR Y RELAJAR

YOGA: MUCHO MÁS QUE RESPIRAR Y RELAJAR

Calidad de Vida  -  10/09/2021

Te contamos todo sobre esta práctica que tiene beneficios integrales para todas las personas.

Si bien cada vez conocemos más del yoga y distintos referentes nos cuentan de sus vastos beneficios, aun muchos lo siguen catalogando como una especie de relajación o meditación, como algo “muy tranqui”, como una actividad que no les interesa descubrir porque son personas que necesitan “algo más intenso o fuerte”. Sin embargo, esto es un craso error. Como nos cuenta Andrea Santos, instructora y maestra de Hatha yoga y kundalini, muchas veces las personas que no conocen o no lo han practicado tienen el pensamiento erróneo de que el yoga es una respiración, una meditación o sencillamente la famosa repetición del mantra OM (sin tener un conocimiento de lo que en realidad significa). Pero el yoga es mucho más que eso: “para mí es una disciplina que se aprende durante toda la vida, siempre hay cosas nuevas que aprender y además lo bueno es que se puede ir adaptando a las necesidades de cada persona. Algunos necesitan simplemente conectarse con el cuerpo, respirar y soltar; otros necesitan algo mucho más fuerte o necesitan exteriorizar las emociones. El yoga nos ayuda desde la parte espiritual pero también desde la parte corporal. Tenemos que aprender a respirar porque mediante la respiración ayudamos a que el cuerpo suelte o libere todo lo que tiene que liberar: tensiones, toxinas, sensaciones, dolores. La respiración es sumamente importante en el yoga, pero es solamente un medio para sentirnos mejor. Acompaña al resto de los movimientos o posturas que llamamos asanas y a través de esas posturas vamos liberando sensaciones, emociones y sentimientos, pero también vamos trabajando el cuerpo. Es una disciplina integral. Respiramos, liberamos, nos relajamos, elongamos, estiramos y nos distendemos y, a su vez, trabajamos toda la parte corporal: músculos, articulaciones y también las posturas. Podemos mejorar los dolores lumbares, todo lo que tiene que ver con la columna. Es muy amplio y se va adaptando a cada cuerpo y a cada persona. Muchas veces lo que hacemos en yoga terapia es adecuar todos los ejercicios de yoga a las patologías de cada persona. Cada ejercicio se puede realizar de diferentes maneras o con diferentes elementos de acuerdo con lo que cada uno necesite”, explica y argumenta la instructora.

UN CAMINO POR RECORRER

Para Santos el yoga es una filosofía de vida, un hábito que nos ayuda a comprender que no somos solo un cuerpo, sino que tenemos un cuerpo, una mente y un espíritu en constante unión e interacción. “Con el yoga trabajamos el cuerpo, la mente, los desafíos y la parte espiritual, la respiración. Está todo vinculado en la práctica y nos ayuda a sentirnos mejor, a tener un mejor pasar, a sobreponernos a los dolores físicos, a las angustias, a las emociones… o sea trabajamos todo desde el yoga. Una filosofía que cualquiera, en mayor o menor medida, puede practicar”, explica.

¿Cómo empezar a practicarlo? Para Santos lo primero que debemos tener en claro es que queremos hacer algo por nosotros. No importa cuánto tiempo le dediquemos al inicio o si nos cuesta alcanzar alguna postura. Debemos tener en claro hacia dónde queremos ir y qué queremos cuidar. A partir de ahí, encontrar el lugar que nos haga sentir cómodos y el profesor o profesora que nos pueda guiar.

Como dijimos antes el yoga lo puede realizar cualquier persona: jóvenes, adultos, tercera edad, niños. Es más, esta práctica nació en la India para los niños y luego en Occidente se adaptó a las personas mayores. Lo que debemos tener siempre en cuenta es que si existe alguna patología previa o dolor hay que transmitírselo al profesor o la profesora para que pueda evaluar cuál es el ejercicio que mejor se adapta a nosotros.

No hay tiempo mínimo o máximo recomendado para la práctica del yoga. Hay que comenzar y probar. Darle constancia y oportunidad. El yoga es una disciplina que, si bien en algunas dolencias puntuales podemos ver resultados en el corto plazo, la mejora real en el cuerpo y el espíritu se va a dar más a mediano y largo plazo.

Creo que todo el mundo debería darle una oportunidad, intentar y probar. De cualquier edad, género, religión y profesión”, concluye.

EL HOMBRE Y EL YOGA

En general se cree que el yoga es en mayor medida para las mujeres, pero cuando uno ingresa al mundo del yoga se da cuenta que hay muchos varones que lo practican por sus grandes beneficios. Ayuda en la parte corporal, para acompañar algún deporte, para ayudar a elongar y mejorar posturas. “Además al ser una práctica integral ayuda a reducir el estrés, mejorar la postura, fortalecer el cuerpo tonificando y estirando los músculos. Por otro lado, reduce la ansiedad, logrando una mejor alimentación y un buen descanso. Es el complemento ideal para cualquier deporte de alto rendimiento, ya que nos ayuda a cuidar el cuerpo logrando elasticidad y flexibilidad de forma natural y no forzada”, explica.

Más información: @yogafluirenbienestar

TE RESULTÓ INTERESANTE?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No Ratings Yet)

Contenido Relacionado

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *