INTESTINO: EL SEGUNDO CEREBRO

INTESTINO: EL SEGUNDO CEREBRO

Calidad de Vida  -  10/09/2021

Mejorar la salud intestinal hoy parece ser el camino a una buena salud general.

Por muchos años estuvo quizás olvidado, pero en los últimos tiempos el intestino tomó un rol preponderante en la medicina. Casi que hoy es el “órgano” donde todo el mundo pone el acento. Si entramos a cualquier buscador y tipeamos “salud intestinal” o “intestino” una catarata de artículos médicos, investigaciones y notas que hablan al respecto nos invade. ¿A qué se debe esto? Muy simple: el intestino traspasó las barreras de la salud intestinal y su buen estado influye en la salud general de las personas. Y aquí aparece otra palabra en boga últimamente que tiene un rol clave en el intestino: microbiota. Según explica Lisandro Pereyra, médico del staff del servicio de gastroenterología y endoscopia del Hospital Alemán, la microbiota es lo que antes se conocía como flora intestinal, que son los millones de bacterias que viven adentro de nuestro intestino grueso. Están ahí alojadas y hacen como una especie de película por adentro recubriendo todo el tapizado interno de nuestro intestino grueso o colon. Esas bacterias las tenemos desde que nacemos: cuando de bebé tomamos leche materna nuestra madre nos envía por la leche un montón de bacterias y ya las vamos a empezar a adoptar y se van a quedar en el intestino grueso. Desde ahí en adelante se conforma la microbiota intestinal. Y la calidad de ésta tendrá que ver con cómo nos alimentamos y cómo es nuestro estilo de vida.

Hoy se sabe que la microbiota es muy importante. De hecho, en el mundo hay una discusión sobre lo importante qué es y los alcances que tiene. Como explica Pereyra, una microbiota buena y saludable tiene un rol protagónico para ayudar a defendernos de parásitos en el intestino, ayudar a absorber nutrientes y vitaminas y también para ayudarnos a digerir algunas sustancias que nuestro cuerpo no puede digerir. También se conoce su papel clave en la fabricación de serotonina y algunas hormonas que necesita nuestro cerebro. Y esto solo al hablar de la función digestiva de la microbiota. Pero hoy también se cree que, como la microbiota y estas bacterias están conviviendo con miles de células inmunológicas en el intestino, tiene además un rol muy protagónico en las enfermedades autoinmunes y en la inmunidad para defendernos de muchas infecciones. Es decir: el poder de inmunidad que tenemos las personas.

MICROBIOTA SALUDABLE

Tener una microbiota saludable o un intestino saludable no es una tarea sencilla. “Hay muchas situaciones que pueden hacer que nuestra microbiota no sea tan saludable, como, por ejemplo, la manera en que comemos. Un mal hábito de alimentación, el consumo de tabaco y alcohol, estar expuestos a muchas situaciones de estrés y el consumo de algunos fármacos hacen que nuestra microbiota no sea la más saludable y que nuestro intestino se llene de bacterias que no sean tan funcionales. Y esto se lo conoce como disbiosis, o sea la microbiota pierde el equilibrio”, explica el especialista. ¿Qué pasa cuando se pierde el equilibrio?  Vamos a ser más propensos a tener fermentación cuando comemos algunos alimentos, a sentirnos peor y, en definitiva, a tener un impacto en la salud digestiva o el estado general de salud.

Es preciso entender que todo nuestro estilo de vida influye en la salud y el equilibrio de nuestras bacterias en el intestino. Si comemos de forma saludable con comida muy variada vamos a tener una flora más fuerte y diversa. También si evitamos los tóxicos, realizamos ejercicio y evitamos o minimizamos nuestra exposición a las situaciones de estrés. El consumo de alimentos fermentados o probióticos se ha recomendado en los últimos años como aliados para mejorar la microbiota.

En cuanto a la influencia de la famosa microbiota en la salud en general puede estar involucrada en diversos órganos o ser el eje de otras enfermedades más allá del tubo digestivo. “Hay cada vez más estudios que señalan que muchas migrañas pueden tener origen en lo digestivo, sea por una mala microbiota o sensibilidades a algunos alimentos como el gluten. También hay patologías como las fibromialgias y algunas enfermedades autoinmunes que hoy se está investigando si realmente no están originadas en una alteración del intestino o si el intestino las agrava o empeora”, explica el médico.

EJE CEREBRO-INTESTINO

Al intestino se lo llama el segundo cerebro porque en realidad el cerebro y el intestino están conectados. “Hay un nervio, que se llama el nervio vago, que conecta el cerebro con el intestino. Es decir que todo lo que nos pasa en el cerebro como situaciones de estrés, cuando estamos con una situación que nos pone nerviosos, la depresión o la ansiedad, van a manifestarse también en el intestino dándonos probablemente síntomas. Pero también sucede al revés: cuando nos pasan cosas en el intestino el cerebro se entera y le avisa. Hay una comunicación. Pero no solo se llama el segundo cerebro por eso, por la conexión que tiene con todo lo que nos pasa en el cerebro, sino que también porque el intestino tiene un montón de neuronas. Tal es así que tiene la mitad de las neuronas que tiene un cerebro. O sea que podemos decir que es un cerebro chiquitito”, explica Pereyra.

TE RESULTÓ INTERESANTE?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No Ratings Yet)

Contenido Relacionado

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *