CODIFICACIÓN PREDICTIVA

CODIFICACIÓN PREDICTIVA

Calidad de Vida  -  10/05/2021

Enterate cómo funciona tu cerebro ante los estímulos que recibe y las predicciones que hace.

El cerebro es materia de constante análisis. La ciencia y la neurociencia en particular cada día encuentran nuevas ramas y campos de influencia de este órgano tan maravilloso. Así con el tiempo hemos aprendido de las inteligencias múltiples, del impacto de las emociones en nuestras acciones y tantas otras cosas. Y también, surgen todo el tiempo diferentes teorías que quizás contraponen conceptos más arraigados, pero que sus defensores sostienen con argumentos sólidos, difíciles, en cierta medida, de derribar. Una de ellas es la teoría de la codificación predictiva que propone que el cerebro constantemente está haciendo predicciones sobre la realidad. Lo entiende como un órgano predictivo y no reactivo.  ¿Qué quiere decir esto? Que no percibimos el mundo tal cual cómo es en realidad, sino como la mejor conjetura que puede hacer nuestro cerebro (que se calibra y refina constantemente) con la evidencia sensorial que entra. ¿En qué se basa esta teoría? Por ejemplo, en la experiencia de síntomas de dolor sin tener alteración fisiológica, o la experiencia de alivio luego de un tratamiento con placebo.

La concepción tradicional del cerebro lo entiende como un órgano pasivo en cuanto a la percepción. Esta concepción abona que el cerebro se activa cuando surge un estímulo que se capta a través de alguno de los 5 sentidos y que a su vez lo mandan al cerebro para que procese. ¿Un ejemplo? Nuestros ojos ven la luna y el cielo oscuro y concluimos que ya es de noche. Pero no todo es tan lineal ni el cerebro es tan literal. La información que recibimos desde los sentidos no solo va hacia los niveles superiores, sino que en esos niveles se predice eso que entra, se le da un contexto y significado que influyen en la percepción. Aquí de nuevo un ejemplo: tengo dolor de cintura habitual. Al momento que tengo que hacer un ejercicio que implica poner en movimiento esa parte del cuerpo nuestro cerebro predice que nos va a doler. Entonces sentimos el dolor independientemente si es así o no. ¿Por qué? Porque las experiencias pasadas, pensamientos, expectativas y emociones, y no solo por el daño físico que podría tener. Para el modelo de codificación predictiva las expectativas son importantes.

Un ejemplo más de cómo las expectativas pueden afectar la percepción. Los invitamos a leer esta frase:

Sgúen un estiduo de ivnsetigicaón en la Uinersivadd de Cmabrigde, no ipormta en qué odern etsén las lteras de una pabrala, lo úcino iprmortante es que la premira y la úlitma ltera etsén en el lagur crorecto. El rseto peude ser un dsasetre toatl y aún peudes lreelo sin porbelmas. Etso se dbee a que la mnete hamuna no lee tados las lteras por sí msima, snio la pabrala en su cnojnuto”.

Por último, es importante entender que el cerebro está generando continuamente modelos del mundo a su alrededor. Construye deducciones probables sobre el mundo y calcula la mejor conjetura sobre cómo tiene que interpretar lo que percibe. Es decir que en vez de esperar que la información que recibe de manera sensorial impulse la cognición, continuamente construye hipótesis.  Y estas hipótesis, a veces, pueden producir errores y chocar con la realidad.

TE RESULTÓ INTERESANTE?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No Ratings Yet)

Contenido Relacionado

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *