MANIOBRA DE HEIMLICH

MANIOBRA DE HEIMLICH

Trabajo Saludable  -  06/03/2019

Conocé cómo salvar a una persona que se está atragantando.

Cuando alguien sufre un atragantamiento el tiempo es vital. Saber cómo actuar de manera precisa y rápida ante esta situación es clave para evitar un desenlace fatal. El atragantamiento causa la muerte de varias personas al año y conocer una simple maniobra puede evitarlo. Según explica Fabián Gelpi, instructor de reanimación cardiopulmonar certificado por la American Heart Association, la maniobra de Heimlich es un procedimiento que se practica cuando una persona se atraganta y consiste en compresiones que se realizan desde atrás, abrazando a la persona a la altura de la panza. Estas compresiones aumentan la presión del abdomen y ayudan de esa forma a expulsar el cuerpo extraño. “Es una maniobra muy simple que puede ser realizada por cualquier persona que tenga los conocimientos necesarios. En todos los casos, será clave llamar al servicio de emergencias. Si no supiéramos cómo actuar, la persona que atiende el teléfono podrá brindarnos indicaciones precisas”, detalla.

UN MÉTODO SIMPLE Y ÚTIL

Para hacer una maniobra efectiva debemos colocarnos detrás de la persona atragantada, abrazarla por debajo de los brazos y colocar una de las manos en puño un poco por arriba del ombligo y muy por debajo de las costillas. Con la otra mano debemos rodear el puño y comprimir con fuerza hacia adentro y arriba, tantas veces como sea necesario para que la persona atragantada expulse el cuerpo extraño. Si la persona pierde el conocimiento, se debe comenzar con la reanimación cardiopulmonar.

El especialista aclara que si la persona puede hablar o toser, no hace falta hacer nada y solamente hay que pedirle que tosa hasta que expulse el cuerpo extraño.

La maniobra de Heimlich se aplica así en niños mayores de 1 año y adultos. En embarazadas o en aquellas personas que por su gruesa contextura no sea posible rodearlos a la altura de la panza, como variante de la maniobra de Heimlich, se debe abrazarlos por detrás, pero a la altura del pecho, comprimiendo con fuerza hacia nosotros. Y si quien se atraganta tiene menos de un año, debemos colocarlo sobre nuestro antebrazo, boca abajo, con la cabeza más abajo que la cola y dar cinco golpes en la parte alta de la espalda, entre los omóplatos. Si esta maniobra no resulta efectiva porque no notamos que el bebé llora o emite algún sonido, debemos colocarlo boca arriba y, siempre con la cabeza más abajo, comprimir con dos dedos 5 veces en el centro del pecho, entre las tetillas. Así seguir alternando 5 golpes en la espalda y 5 compresiones en el pecho hasta que el bebé llore o llegue la ambulancia. No debemos NUNCA meter los dedos en la boca para intentar alcanzar el cuerpo extraño porque esto podría empujarlo más adentro. Si el bebé pierde la conciencia deberemos comenzar con la RCP”, detalla Gelpi.

DÓNDE CAPACITARSE

Cómo dijimos aprender esta técnica es sencillo. Solo un par de horas bastan. El especialista aclara que en todo el país hay organizaciones dedicadas a la enseñanza de este tipo de maniobras.

Por su parte, Experta ART enseña tanto estas maniobras como las de reanimación cardiopulmonar y el uso de un desfibrilador externo automático, entre otras cosas, a sus empresas clientes.

NUEVA LEY EN BUENOS AIRES

La ley 15051, sancionada en agosto de 2018 establece “la obligación de exhibir carteles explicativos sobre cómo efectuar la Maniobra de Heimlich”, en todos los establecimientos gastronómicos y educativos tanto públicos como privados, en lugares de concurrencia masiva como transporte público de pasajeros, estaciones de servicio, cines, clubes y otros lugares de recreación, ubicados en el territorio de la Provincia de Buenos Aires.

TE RESULTÓ INTERESANTE?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votes, average: 5,00 out of 5)

Contenido Relacionado

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *