KINTSUGI: ¡EL ARTE DE RECONSTRUIRSE!

KINTSUGI: ¡EL ARTE DE RECONSTRUIRSE!

Calidad de Vida  -  17/08/2021

Descubrí esta práctica japonesa que se convirtió en una filosofía de vida.

Todas las personas tenemos heridas, marcas y cicatrices que hemos ido adquiriendo con el correr de los años. De eso se trata vivir. Pero, por esta cuestión tan humana y quizás tan moderna donde parece no estar permitido mostrar todo lo que nos pasa y solo hacer foco en el éxito y la felicidad, decidimos ocultar esas cicatrices. El Kintsugi es una técnica centenaria japonesa que consiste en reparar las piezas de cerámica rotas y en lugar de disimular las rajaduras y las líneas de rotura, se les otorga un nuevo valor y se las hace más visibles utilizando polvo de oro o plata líquida. Este método exhibe esas heridas del pasado y así entiende, adquieren una nueva vida. Además, así no hay dos piezas iguales nunca. Plantea la maravilla de la individualidad y lo genuino. Hoy esta técnica ha traspasado las fronteras de la alfarería y se ha convertido en toda una filosofía de vida que revalida las heridas del alma y nos enseña sobre la resiliencia, una competencia clave de esta era. No hay dos personas iguales y ahí radica la maravilla.

La filosofía kintsugi nos enseña que todos podemos reconstruirnos y centrarnos en nuestros puntos fuertes. En vez de usar polvo de oro o laca, debemos fomentar nuestra autoestima, descubrir por nosotros nuestras habilidades y ser bondadosos con todos, pero sobre todo con nosotros. No ser tan críticos, aceptarnos con toda nuestra historia y carga emocional. Si aprendemos de nuestros errores y traumas del pasado, dejar ver esas cicatrices no tiene por qué ser un tabú ni mucho menos. Somos imperfectos y eso está bien. Es imposible ser “perfectos en este plano”. Tenemos que ser resilientes y ver cómo aprender del dolor o los errores; esta es la mejor virtud que podemos tener siempre. Animarnos a mostrarnos imperfectos, nos hace humanos, más sabios y mejores personas en todos los aspectos de nuestra vida. Reconocer y darle entidad nuestra hoja de ruta en la vida es la que nos lleva a encontrar el mejor camino, por más curvas y desvíos que nos presente. El resultado de ser transparentes siempre es positivo.

Hoy, con la crisis que nos enfrentamos como sociedad, donde reina la incertidumbre, nos sentimos vapuleados y con heridas que dejan marca, tenemos que sacar la resiliencia para poder lidiar con estos eventos traumáticos de forma positiva. Aprovechar las oportunidades que brinda la vida, reorganizarnos positivamente y atravesar las dificultades que se presenten. Nuestras experiencias, nuestras heridas, las enseñanzas y aprendizajes son los que nos convierten en lo que somos y lo que estructura nuestra personalidad. Estamos formados de todo eso y nada debe ocultarse. Hay que resignificar y darle un valor. Como dice el poeta Leonard Cohen: “Hay una grieta en todo, así es como entra la luz”.

TE RESULTÓ INTERESANTE?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votes, average: 5,00 out of 5)

Contenido Relacionado

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *