LA MAGIA DEL ORDEN

LA MAGIA DEL ORDEN

Calidad de Vida  -  06/03/2019

Todo sobre el método de organizar y ordenar los espacios, que la japonesa Marie Kondo convirtió en un éxito mundial.

Hace algunos años la Japonesa Marie Kondo se hizo mundialmente conocida por su libro bestseller “La magia del Orden” en el cual invitaba a ver el orden de una manera diferente, despojándonos de mucho y quedándonos solo con las cosas que nos hacen felices. En el último tiempo, la “gurú del orden”, como se la conoce, desembarcó en la plataforma de series más conocida y un nuevo furor se desató. ¿Qué es lo que tanta pasión y fanatismo despierta? ¿Qué beneficios nos trae ser organizados y ordenados? “Yo creo que el método KonMari es un boom mundial porque la gente se empezó a dar cuenta que el vivir organizado no tiene que ver solo con doblar una remera, sino con un cambio en el estilo de vida y en nuestra calidad de vida”, argumenta Estefanía Fryd primera consultora oficial de Marie Kondo en la Argentina y el Cono Sur, y fundadora de “El arte de organizar”, una empresa dedicada a la organización.

Para comenzar Fryd aclara que no es lo mismo ordenar que organizar. Ordenar es acomodar las cosas en algún lugar, y esto es algo que indefectiblemente vamos a tener que seguir haciendo toda la vida (una remera nunca se va a guardar sola). Pero organizar es distinto, tiene que ver con asignarle un lugar a cada cosa de nuestra casa: desde lo más mínimo hasta lo más importante. “Cada objeto de nuestra casa tiene que tener un lugar asignado, para que el ordenado diario sea más fluido. La organización de una casa (bien hecha), se hace una sola vez en la vida”, explica.

 

EL QUID DEL ORDEN

La característica más importante del método tiene que ver con filtrar los objetos que tenemos en nuestra casa pensando en qué nos hace felices y desechar aquellos que no nos producen felicidad. Según explica la especialista, este paso es muy importante ya que cuando en nuestra casa nos rodean los objetos que nos hacen felices, cambia la energía del lugar, nuestro humor y nuestra autoestima.

Luego Kondo plantea clasificar todo lo que tengamos por categorías, asignar lugares específicos y, en el caso de la ropa, el doblado en vertical (como si fuera un fichero o un sobrecito). “En Japón la gente vive en departamentos de 25m2 y ellos descubrieron que para optimizar espacio lo mejor era tener una casa llena de cajones y doblar todo de esta manera. Acá nosotros tenemos más estantes que cajones, en general, con lo cual lo que hacemos es usar canastos para contener la ropa como si fuera un cajón pero en el estante”, explica Fryd y asegura que el método es universal y con algunas modificaciones se puede aplicar a cualquier cultura. Y agrega: “hay categorías como los ‘papeles’ que en la Argentina no te podés basar solo en el ‘si me hace feliz’ porque quizás hay que conservarlos por años por una cuestión legal. Entonces en estos casos, más allá de la felicidad, debemos considerar también la utilidad”.

Los beneficios de aplicar este método son varios. “Rodearnos de los objetos que nos hacen felices nos mejora el humor y la autoestima. Por ejemplo, en el caso de la ropa, al quedarnos con esas prendas que nos quedan bien empezamos a vernos mejor. Además, la limpieza diaria es mucho más rápida y efectiva; y se puede limpiar a fondo de verdad. También ahorramos espacio (por la técnica de doblado), tiempo (porque no perdemos tiempo buscando cosas, ni en el orden diario que es rapidísimo) y ahorramos dinero (al saber todo lo que tenemos, no compramos de más)”.

 

EN LA OFICINA

En el trabajo también se acumulan cosas y salvo por el tema ‘felicidad’ el método KonMari sirve perfectamente para organizar cualquier ámbito laboral. Como explica Fryd, cuando nuestro ambiente laboral está organizado, y nuestra computadora y celular también, nos convertimos en personas muchísimo más eficientes y, por ende, aprovechamos mejor el tiempo. “No da igual llegar al trabajo y que el escritorio esté hecho un caos y no encontremos nada. Esto nos predispone de mal humor desde el arranque de la mañana; algo evitable y completamente innecesario. Si cada papel estuviera en su contenedor clasificado y etiquetado, el trabajo diario se volvería más placentero”, explica. Por eso sugiere, antes de irnos de la oficina tomarnos 5 minutos para ordenar (aclara 5 minutos, siempre y cuando la organización previa ya haya sido realizada) y así poder ver cómo cambia nuestro ánimo al llegar al día siguiente y ver un espacio lindo y limpio.

También recomienda que utilicemos los viernes para planificar la semana. Esto nos permite aprovechar mejor nuestro tiempo y volvernos más eficientes. “Un ambiente productivo de trabajo es encontrar lo que necesitamos en el momento que lo necesitamos”, dice.

En esta planificación podemos plantearnos preguntas como: ¿es necesario ir a esa reunión? ¿Debo estar en tantos grupos de chats? ¿Necesito tantos informes impresos? Es importante también repensar si tantas reuniones, mails y llamados son necesarios. Hay que aprender a planificar a conciencia.

Por último, Fryd asegura que el desorden es posponer decisiones, y ordenar es algo que tarde o temprano hay que hacer. ¿Y por qué no ahora? Hoy es el momento de “organizar tu vida”.

 

5 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA ORGANIZAR PAPELES EN LA OFICINA

1- Descarte: revisar todos los papeles y ver cuáles necesitamos y cuáles no. Arrancar a organizar por los papeles de HOY, no los del pasado que si no se van a ir acumulando.

2- Categorización: clasificar los que van juntos y subclasificar.

3- Guardar en carpetas, folios o contenedores trapecio (que me permiten mantener los papeles verticalmente).

4- Asignar un lugar específico.

5- Etiquetar para que todos los encuentren.

TE RESULTÓ INTERESANTE?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votes, average: 3,00 out of 5)

Contenido Relacionado

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *