PERSONALIDADES NEGATIVAS: CÓMO CONVIVIR EN EL TRABAJO

PERSONALIDADES NEGATIVAS: CÓMO CONVIVIR EN EL TRABAJO

Calidad de Vida  -  06/03/2019

Consejos para poner en marcha y no permitir que la energía negativa nos contagie.

Un jefe, un colega, un compañero… estamos rodeados de personalidades negativas en el trabajo y en todos los ámbitos de la vida. Sin embargo, en el ámbito laboral, no podemos ‘elegir’ no ver más o no tener vínculo con esa persona. Muchas veces por nuestro rol son personas con las que compartimos jornadas extensas y trabajo diario. Entonces, ante esta situación: ¿qué hacer? ¿Cómo actuar para evitar que esa energía negativa nos contagie y poder vivir en armonía? “Las personas negativas generan estímulos negativos como críticas, quejas, enojo, ira, sensación de decepción, que son energías muy pesadas y que rápidamente pueden contagiarse. ¿Por qué? Porque el goce del sufrimiento o masoquismo es estructural a los sujetos y de allí que en primera instancia el padecimiento genera empatía”, explica la licenciada Stella Maris Rivadero, Psicoanalista, Docente y Supervisora de la Institución Fernando Ulloa, para comenzar a entender el tema.

Cuando no es posible dejar de contagiarse la profesional sugiere tomar distancia de este tipo de personalidades para no quedar capturados en ese goce mortífero. Y si no es posible, por diferentes motivos laborales u otros, es preciso estar advertidos y atentos a localizar esos rasgos y su emergencia, y darse cuenta que esa persona no puede o no quiere tomar otra posición.

CARACTERÍSTICAS A TENER EN CUENTA

Una persona negativa o pesimista es aquella que, ante cualquier acontecimiento de la vida, de cualquier orden (ya sea grave o banal), siempre se le representa por el aspecto negativo o más complejo. Según explica la profesional, incluso en las situaciones lindas e importantes de la vida, ponen una mirada y un decir oscuro; no logran ver el brillo de una persona o situación; y siempre remarcan o resaltan lo que no funciona según criterios ideales, y no según los posibles. “Todo es blanco o negro; aunque para ese tipo de personas casi siempre es negro. Suelen ser despectivos hacia el prójimo y cualquier cosa que él otro tenga o haga”, agrega.

En cuanto a los orígenes de este tipo de personalidades Rivadero explica que no hay una sola causa, sino que depende de la historia singular de cada sujeto.

CARTAS EN EL ASUNTO

Hay varias formas de neutralizar ese negativismo y poder convivir con ese tipo de personas en el trabajo sin que nos afecte tanto. Entre ellas, evitar discutir (si eliminamos ese estímulo de nuestro lado el negativo no tiene cabida); mantenernos positivos (no irnos a su terreno); poner límites (un gesto o una palabra, a veces son suficientes) y dejar de lado la idea de querer cambiarlo (es difícil cuando alguien no quiere recibir ayuda).

Rivadero sugiere que un buen modo de neutralizar al ‘negativo’ es no tomar al pie de la letra la negatividad que muestra e intentar hacer algún chiste que rompa ese imaginario doliente negativo. “Aunque es difícil que lo puedan recibir y reírse, por el peso dramático o excesivo que ponen, se puede intentar cambiar de tema o colocarles –metafóricamente hablando– un tapón para no escuchar y filtrar lo que dicen”, detalla.

Nadie dice que es fácil: a veces el negativo suele dar pena, y, muchas veces, los que son optimistas se sienten culpables de la alegría de vivir o mirar con otros ojos los tropiezos de la vida cotidiana. Pero no debe ser así. Debemos poder disfrutar la vida con todo lo que tiene y dejar el negativismo de lado.

TE RESULTÓ INTERESANTE?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votes, average: 4,67 out of 5)

Contenido Relacionado

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *