CHAU PUCHO ES MOMENTO DE DECIRLE BASTA AL CIGARRILLO

CHAU PUCHO ES MOMENTO DE DECIRLE BASTA AL CIGARRILLO

Calidad de Vida  -  01/05/2017

EL 31 de mayo se celebra el Día Mundial sin Tabaco, una buena oportunidad para ponerle un freno al hábito de fumar.

El tabaquismo es la principal causa de muerte evitable en el mundo. Sin embargo, el número de fumadores es alarmante. En la Argentina más de 6 millones de personas prenden cigarrillos todos los días. Sabemos que el cigarrillo hace mal y conocemos, a grandes rasgos, su implicancia en la salud, pero a pesar de todo nos cuesta mucho ponerle fin. ¿Porque prendemos un cigarrillo tras otro? Según explica la Dra. Vanesa Zsauter, coordinadora médica de EXPERTA ART, “el tabaquismo es una adicción, en este caso, a la nicotina. Comparada a otras drogas tiene una gran capacidad de generar dependencia, letalidad, acceso y precocidad en el uso”. Además está socialmente aceptado, es de venta libre y legal. Y es allí donde radica el problema. Pero no hay que perder la esperanza, con dedicación y disciplina todos podemos dejarlo atrás. Lo importante es dar ese primer paso y ganar en salud y calidad de vida.
UN MAL COMPAÑERO

Según explica Zsauter los efectos en la salud impactan desde el comienzo del hábito, y se asocian y predisponen a enfermedades de distintos órganos y aparatos. El cigarrillo es factor de riesgo para 6 de las 8 principales causas de muerte a través del cáncer, la enfermedad cardiovascular y las enfermedades respiratorias crónicas.“De cada 10 personas con cáncer de pulmón, 9 son fumadoras. A nivel cardiovascular los efectos aparecen ni bien se comienza a fumar, y van desde el infarto agudo de Miocardio, el angor, la muerte súbita, la enfermedad vascular periférica hasta el aneurisma de aorta. En cuanto al aparato respiratorio, el tabaquismo genera aumento de las secreciones en tráquea y bronquios lo que lleva a tos crónica y expectoración habitual. Por otro lado, también destruye las superficies de los alveolos (efisema) lo que produce disminución del paso de aire. Ambos efectos tienen relación directa con el Epoc. En resumen; el tabaquismo es perjudicial para todas las personas, independientemente del sexo, edad, raza, cultura, educación”, detalla.

HOY ES EL DÍA
“Fumo este y listo”, “Mañana empiezo”, “Fumo poquitos y de a poco voy a ir dejando”. Las excusas para dejar de fumar son varias. Lo importante para lograrlo es estar convencido y saber que requiere de mucha disciplina y ayuda. “Como en toda adicción el tratamiento debe ser multidisciplinario, enfocando el aspecto médico, farmacológico, psicológico y de contención socio familiar”, explica Zsauter. También es importante saber que la reincidencia forma parte del proceso y que no hay que verlo como una caída, sino como una forma de aprender y afrontar un nuevo proceso con más energía. Existen variados tratamientos a medida de cada persona. Nunca es tarde para dejarlo ni para intentarlo.
UNA NUEVA ERA
En los últimos años las campañas de bien público y los distintos actores (organismos, gobiernos, establecimientos, médicos, etc.) han potenciado la importancia de dejar de fumar. En esta línea, en el año 2011 se sancionó la Ley Nacional de Control de Tabaco, que promueve los ambientes cien por ciento libres de humo, restringe la publicidad, el patrocinio y el auspicio de tabaco y obliga a colocar advertencias sanitarias en productos del tabaco, entre otras medidas saludables. En consonancia a la ley, desde hace unos años el ministerio de Salud de La Nación lleva adelante El Programa Nacional de Control de Tabaco, que busca poner fin a este gran consumo. La mayoría de los Hospitales Públicos ofrecen tratamiento gratuito.
BENEFICIOS DE DEJAR DE FUMAR
En las primeras 24 horas
– Se reduce la presión arterial y las pulsaciones arteriales.
– Aumenta la temperatura de manos y pies.
– Se reduce la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco.
En las primeras 72 horas libres de humo de cigarrillo:
– Se recuperan los sentidos del olfato y el gusto, resaltándose las cualidades de los alimentos.
– Mejora la capacidad pulmonar y lentamente se percibe menor cansancio frente a las actividades cotidianas.
Entre las 2 semanas y los 3 primeros meses sin fumar:
– Mejora la circulación sanguínea y aumenta el rendimiento físico.
– Los pulmones mejoran su funcionamiento.
En los primeros 9 meses libres de tabaco:
– Los síntomas respiratorios comunes (tos, fatiga, congestión nasal, etc.) se reducen notablemente.
– El aparato respiratorio en general aumenta su capacidad para reaccionar frente a una infección viral o bacteriana.
A los 10 años de haber dejado el hábito:
– La probabilidad de tener un cáncer de pulmón con desenlace fatal se asemeja a la de una persona no fumadora.
¨*Fuente. Revista Bien de LALCEC.

¿Dónde solicitar asesoramiento?

TE RESULTÓ INTERESANTE?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votes, average: 4,33 out of 5)

Contenido Relacionado

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *