¿QUÉ ES LA ECOLOGÍA MENTAL?

¿QUÉ ES LA ECOLOGÍA MENTAL?

Calidad de Vida  -  03/08/2020

Descubrí esta forma de indagar en tu interior y mejorar.

Si decimos ecología rápidamente nuestro cerebro se transporta a todo lo relativo al medio ambiente. A la ciencia que estudia a los seres vivos en su ambiente y la relación con el hábitat. ¿Pero qué se nos viene a la cabeza si le sumamos la palabra mental? Las respuestas aquí no son tan instantáneas ni tan fáciles. Es más, la gran mayoría esbozaremos teorías, pero pocos sabremos realmente de qué se trata. Este nuevo concepto intenta explicar qué pasa en el interior de nuestro cerebro y cómo podemos equilibrar todos los pensamientos que nos vienen a diario y hacerlos “más sustentables”. Es decir, darles un sentido y un valor.

Cada día una persona tiene aproximadamente 60.000 pensamientos y la gran mayoría (se dice que el 90%) son negativos. Imaginemos el impacto negativo que tiene en nosotros este proceso interno. ¿Cómo “hacer limpieza” y poner orden interior? ¿Cómo ser ecológicamente sanos y responsables con nosotros mismos? Lo primero es darnos cuenta de que esto está sucediendo e intentar cambiarlo. Reconocer la propia limitación. Muchas veces pasa que las personas tiramos el tema afuera, ponemos el foco en otro lado y no nos hacemos cargo. Luego, viene la parte de trabajarlo. Sacar esa información que no es útil, nos abruma o no nos suma nada positivo y generar nuevos espacios para pensamientos positivos que nos lleven por el camino del bienestar.

En su libro “Ecología Mental for Dummies” (Grupo Planeta), Félix Torán propone dos técnicas de meditación para empezar en este proceso de trabajo:

 

  1. CONCENTRACIÓN. Con esta técnica busca reflejar lo valioso que es mantener la atención en una sola idea por largos períodos de tiempo. En nuestra vida cotidiana el foco mental está puesto en infinidad de cosas en el mismo momento, y esta agitación se traduce en estrés. Desarrollar la concentración permite que la mente se tranquilice fijando la intención en una sola cosa, lo que se traduce en serenidad y tranquilidad.
  2. MINDFULNESS (atención plena). Esa palabra tan escuchada en la actualidad es muy útil y certera. La atención plena nos brinda la posibilidad de observar nuestras experiencias del presente en forma completa sin intervenir ni juzgar. La atención plena nos permite ver las cosas como realmente son y de esa manera tomar decisiones más certeras, menos tóxicas, que no nos hagan sufrir.

En definitiva, estas dos técnicas nos invitan a la introspección e instalar nuevos comportamientos más positivos. A empezar un proceso de desintoxicación mental y emocional para sacar los hábitos negativos y en su lugar dejar espacio para los hábitos positivos.

Otro punto importante en esta ecología mental es el vocabulario que usamos para expresar nuestros pensamientos. Es importante trabajarlo también y poder decodificar esos pensamientos y cómo los comunicamos una vez que dejan los parámetros de nuestro cerebro.

El proceso de ecología mental no es más ni menos, que un proceso de crecimiento personal que nos va a llevar a ser más felices y exitosos. Entonces, ¿Por qué no ponerlo en práctica?

 

5 CONSEJOS PARA PONER EN PRÁCTICA

  1. Ser agradecido con lo que nos da la vida
  2. Sonreír
  3. Expresar aprecio a los otros
  4. Mantener viva la amistad
  5. Dar, sin esperar nada cambio
TE RESULTÓ INTERESANTE?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No Ratings Yet)

Contenido Relacionado

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *